';

This website uses cookies to analyze the traffic. Information on the use of our website is therefore transferred to Google. More information

Aceptar
Contacte

Materiales

Elastómeros

«Elastómero» es un sustantivo formado por las palabras «elástico» y «polímero» y describe un material sólido cuya principal propiedad es la elasticidad.


Dicho de otra manera, podemos afirmar que un material «elástico», cuando se somete a una deformación considerable bajo tensión, vuelve a su forma original una vez se retira la fuerza aplicada.


Mientras que los metales se componen de unidades químicas individuales (moléculas) formadas por átomos que están estrechamente conectados y unidos entre sí por fuerzas electromagnéticas, un polímero está formado de moléculas con una estructura básica continua (monómeros) que generan largas cadenas de moléculas en las que la fuerza de atracción entre las propias cadenas es bastante baja.

Aunque el proceso químico de vulcanización difiere según los diferentes tipos y clasificaciones de elastómeros, el mecanismo básico sigue siendo el mismo. La clasificación de los diferentes tipos de elastómeros en la industria del caucho normalmente se basa en la norma ISO 1629, derivada de la norma ASTM D 1418-79.


El grupo al que pertenece cada polímero se identifica mediante la última letra del código de identificación; el resto del código identifica cada tipo de elastómero en particular.


Los elastómeros pertenecientes al grupo

«M» se componen de cadenas poliméricas saturadas de polietileno.

«O» contienen átomos de oxígeno.

«Q» contienen átomos de oxígeno y silicio.

«R» contienen carbono insaturado.

«U» contienen carbono, oxígeno y nitrógeno.

Para poder lograr la elasticidad y la estabilidad térmica, las cadenas moleculares de polímeros contiguos requieren enlaces químicos estables que mantengan las fuerzas electromagnéticas realmente bajas.


Estos enlaces tridimensionales entre las cadenas de polímeros se obtienen calentando el material a la vez que se utilizan elementos químicos activos. Este proceso se denomina comúnmente «vulcanización», o técnicamente, «reticulación».


Cuando un elastómero vulcanizado se deforma, las cadenas moleculares, enrolladas en forma de espiral, se estiran, pero los puentes intermoleculares permiten que el material recupere su forma original una vez que se interrumpe la fuerza que causó la deformación.